23.5.11

sin título iv

Si yo fuera Dios, me dedicaría a llover. Y caer de a poquito en todas partes: hacer figuras en el suelo, en las ventanas y en la ropa de los que están fuera y sin paraguas.

Cada día, tendría que elegir un lugar del que empaparme y aprenderme de memoria sus calles, sus pendientes, sus techos y sus canales.

Si fuera Dios, atravesaría cristales de colores todo el tiempo, correteando briznas de polvo para pintarlas de amarillo, de verde, de azules.

Porque si fuera Dios, y pudiera entonces hacer cualquier cosa, tendría que encargarme, primordialmente, de jugar.


(resulta que no solo he escrito en mayúsculas y minúsculas, sino que he hablado de Dios. gracias, Juan: al parecer empezaste a desenterrarlo un poco)

3 comentarios:

Infernan dijo...

Muchas felicidades por el pensamiento. Es bellísimo.

Un abrazo

Bonnie dijo...

Bienvenida seas, te amo !!!!

Josemaría Camacho dijo...

¡Me gusta! Dios bendiga a Dios, diría Sabines.